martes, 14 de octubre de 2014

A ver

1.TEMA DEL TEXTO

Este texto trata sobre durante cuánto tiempo vamos a seguir aguantando la corrupción y las estafas de nuestros políticos.

2.RESUMEN DEL TEXTO

En este texto, se habla sobre cómo los ciudadanos caemos una y otra vez en la misma piedra de la confianza hacia los políticos y como éstos, aprovechándose de esto mismo, estafan y abusan de los ciudadanos. Se relata como obtienen todo lujo de privilegios a base de fondos públicos y todo sin hacer nada, mientras que los ciudadanos (todavía) nos creemos su buena fe y esperamos una disculpa o algún tipo de arrepentimiento. Finalmente, hacen una llamada contra la corrupción de los políticos y a favor del poder del pueblo contra los políticos corruptos y estafadores.

3.ESTRUCTURA

-Introducción: Se explica cómo consiguen sin trabajo ni esfuerzo alguno tal cantidad de dinero.
  (¿Es normal apearse de este sueldo público un martes para apuntarse a este otro el miércoles? ¿Hasta  
dónde, señores del establishment, abusarán de nuestra paciencia? ¿Hasta dónde serán capaces de  
llegar? ¿Han leído en las encuestas de Arriola o en el canto de los pájaros que se puede maltratar a este 
pueblo hasta el infinito? Lo asombroso es que ni siquiera sabíamos que existía esa bicoca, de nombre 
Consejo Consultivo, en la Comunidad de Madrid. Ochenta mil euros netos anuales, asistente y coche 
oficial. Todo ello porque sí, por la cara. Hablamos del nuevo destino de Gallardón, y del que parece 
que ya venía disfrutando asimismo Leguina.)



-Cuerpo del texto: Se explica cómo los ciudadanos caemos siempre en la misma historia de los políticos y cómo nos creemos su buena voluntad falsa.
(No hay día en el que no nos caigamos del guindo. Pero volvemos a subir, como Sísifo, empujando la 
piedra de nuestra buena fe. Ya, este es el límite, nos decimos. Y apenas hemos llegado arriba 
volvemos a caer arrastrados por la pesada carga de una inocencia que podría empezar a ser culpable. 
Nos ocurrió algo parecido con el famoso consejo de Caja Madrid, aquella guarida de siseñores de 
derechas, de centro y de izquierdas que besaban por donde pasaba Blesa. Aún estamos esperando 
unas palabras de disculpa por parte al menos de los representantes de IU, UGT y CC OO, que se lo 
llevaban crudo mientras Corleone descapitalizaba la entidad y estafaba con sus preferentes a los 
jubilados.)

-Conclusión: Vuelve a insistir en el dinero que ganan los políticos y hace un llamamiento a que los  ciudadanos despierten de sus promesas sin salida y de sus falsas sonrisas para acabar con todo esto.
(Pero volviendo a Gallardón (y a Leguina, claro, y a quien fuere necesario volver): ochenta mil euros  
al año, asistente y coche oficial, todo ello obtenido de lo que a usted y a mí nos sacan del IBI, de la 
recogida de basuras, del agua, del IRPF, del IVA y del sursum corda. Vale que estemos perplejos y 
que la perplejidad nos conduzca a la parálisis. Pero esto se tiene que terminar, a ver qué hacemos.)

4.COMENTARIO CRÍTICO

Si bien este escrito invita a despertar del mundo de ensueño a los que los políticos y banqueros nos han sumido con sus promesas fantásticas y sus ''acabaré con la corrupción'' que se quedan en palabras, también nos demuestra que nuestra confianza hacia ellos y nuestra esperanza de un ''cambio'' en el camino de la política en nuestro país sobrepasa de manera abusiva el límite de la tolerancia ante aspectos tan preocupantes en un país como son la corrupción, la estafa y la desigualdad económica.


Un claro ejemplo de ello se presentan en todos los periódicos nacionales. Cada día, se nos muestra una o varias noticias sobre cómo nuestros políticos (que hemos elegido nosotros con nuestro voto) estafan, son acusados ante tribunales de justicia y salen libres como si de un paseo se tratase, mientras que a un hombre de 49 años que está en el paro y roba dos piezas de pan para poder alimentar a sus tres hijos es enviado sin miramientos a la cárcel. Pero al final, nosotros somos los que tenemos la mayor parte de la culpa, pues a pesar de esto, los seguimos votando en las elecciones, para después caer en las fauces del lobo y volver a ser estafados. Y así se crea un bucle interminable de votos llenos de confianza hacia políticos corruptos a los cuales les damos la mano y nos cogen el brazo entero.


Al final, esto se queda en eso: elecciones, estafas, elecciones, estafas, más elecciones, más estafas,...


Esto tiene que recordarnos que nosotros somos los que tenemos el poder en este país y debemos recapacitar sobre a quién debemos votar, si votar a un político corrupto que se ha apropiado de dinero público y lo ha guardado en una cuenta en Suiza o en un político que defienda los derechos de los ciudadanos y cumpla con sus promesas electorales. Tú decides.

Corrupción
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario