lunes, 6 de marzo de 2017

Donde habite el olvido, de Luis Cernuda



1.TEMA
La desolación del fin de un amor, el cual sólo quiere olvidar.

2.RESUMEN
Cernuda expresa su deseo de dejar de desear, de ser como un muerto en su tumba, para así dejar de amar, de necesitar a otra persona y poder vivir con la ausencia de otra persona a su lado sin sentir que le falta algo.

3.ESTRUCTURA
Podemos dividir el texto en tres partes:

-Introducción: desde el primer verso hasta el verso 8. En ella, Cernuda quiere estar allí donde sólo sea como un cuerpo inerte al cual el deseo no afecta.
-Cuerpo: desde el verso 9 hasta el verso 15. En él, el autor quiere que dejar de experimentar el amor como tal.
-Conclusión: desde el verso 16 hasta el final. En ella, el autor declara su anhelo de quedar libre de los lazos del amor.

4.COMENTARIO CRÍTICO
Este poema se titula Donde habite el olvido, perteneciente al libro que le da nombre, que fue escrito entre 1932 y 1933 y publicado en 1934 por Luis Cernuda. Este poeta, nacido en Sevilla, perteneció a la famosa Generación del 27, al que pertenecieron escritores como Rafael Alberti, Federico García Lorca o Vicente Aleixandre. El título proviene de un verso de la obra Rima LXVI de Gustavo Adolfo Bécquer y se inspiró en un desengaño amoroso con un actor gallego llamado Serafín Fernández Ferro, el cual le correspondía sólo cuando necesitaba dinero, por lo que resulta ser la obra más intimista del escritor. En ella, el autor nos presenta un mundo inventado en el que poder dejar atrás todo aquello que deseamos olvidar, para que así podamos dejar de sufrir, siendo para él una de ellas el recuerdo de ese amor fatídico.

Donde habite el olvido es un poema de métrica irregular (con versos desde 6 sílabas hasta 24 sílabas) dividido en seis estrofas. Cernuda utiliza multitud de recursos literarios, tales como anáforas (''donde'', ''allá''), paralelismos (''donde mi nombre deje''), metáforas (''en los vastos jardines sin aurora'') o personificaciones (''el viento escapa a sus insomnios'', ''en abrazo de los siglos'').

Con respecto a su contenido, Cernuda refleja el gran deseo de poder olvidar ese amor no correspondido que tanto daño le hizo y que le sigue hiriendo en forma de recuerdo. De este modo, empieza describiendo ese lugar como si fuese un cementerio y como si de él no quedase nada más que una lápida, pero no en forma física sino espiritual, en la que todo sentimiento que pudiese hacerle sufrir de alguna manera no existiese nunca más. Más tarde, continúa describiendo ese lugar como un sitio en el que el propio amor no fuese un arma de doble filo, en el que al experimentarlo hacia otra persona resulte la mejor sensación del mundo, pero que al no corresponderse se torne en la mayor de las amarguras. Finalmente, lo describe como el lugar en el que el hecho de estar solo no supone algo malo, donde al no percibir que la ausencia de alguien a su lado sea malo y quede ''libre'' así del dolor que supondría amar a alguien.
Resultado de imagen de no homofobia
Todos iguales, todos humanos.

Desde mi punto de vista, Cernuda denota aquí una actitud muy depresiva en cuanto al hecho de enfrentarse a los sentimientos. El mero hecho de que te rechacen no debería implicar que desees no volver a sentir nunca más, por mucho que ames a esa otra persona, ya que siempre puedes encontrar a otra persona mejor y que te corresponderá, por lo que creo que este amor pudo ser obsesivo e, incluso, enfermizo. Por otro lado, Cernuda era homosexual, por lo que en aquella se sentiría aislado y menospreciado del resto de la sociedad por su condición. Así pues, esto tendría mucho que ver también en su forma de reaccionar a ese dolor de ser rechazado, ya que en un tiempo en el que los homosexuales no eran bien vistos, el hecho de amar a alguien y no ser correspondido le produciría más angustia que a cualquier otro y adoptar esta manera de ser. Hoy en día, esto no ha cambiado demasiado, a pesar de que hemos avanzado como sociedad y nos creamos que esto ya no ocurre. Todavía sigue habiendo mucha gente que está asustada de compartir su situación con los demás y que sean rechazados por ello, y por tanto, se siguen dando casos de gente depresiva que ante cualquier problema, por muy pequeño que sea, toman una actitud extrema como puede ser la de no querer volver a amar nunca más, por ejemplo. Así, si de verdad queremos diferenciarnos de tiempos pasados, debemos llegar al momento en el que cuando alguien se declare homosexual, ni sea rechazado ni sea elogiado por ello, sino que sea tomado como antes, como una persona igual a ti o a mi que puede declarar su amor libremente sin ser menospreciado ni repudiado. Será entonces cuando el amor será realmente libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario